I COSTA TROPICAL OPEN FOTO SUB (I)parte

Cabecera_FotoSUB

Durante el pasado fin de semana del 31 de octubre y 1 de noviembre se celebró en la localidad granadina de Calahonda el “I Costa Tropical Open Foto Sub”, campeonato de Fotografía Submarina, organizado por el Centro de Buceo “Bubbles Sea”. Un total de nueve equipos participantes se inscribieron en la competición, primera que se realiza en la Costa Tropical granadina en categoría “Open”, es decir, participación libre. A disposición de los concursantes dos modalidades: cámaras réflex de objetivos intercambiables, y cámaras compactas.

 

Las bases del concurso no dejaban lugar a dudas, cinco categorías pondrían a prueba la pericia de los equipos; tan sólo serían puntuables aquellas imágenes que mostraran una fotografía general de ambiente subacuático, otra de ambiente representativo de los fondos de la Costa Tropical, una tercera en modo macro, otra en la que apareciera un pez entero, y por último la guinda del pastel, una imagen de macro extremo, es decir “el detalle del detalle”.

FotoSub_001preparativos

· Preparativos de la competición | Foto: Ant. Jesús Mena Toro ·

La dificultad del concurso no sólo radicaba en eso; las aguas son implacables y el mar de fondo de la jornada anterior, aupado por el viento de levante, elevó el listón un poco más al remover partículas y sedimentos, algo que a la hora de accionar los flashes complica aún más la consecución de la imagen perfecta. La materia en suspensión se comporta como un molesto “ruido” inevitable que afecta a la limpieza de la instantánea; sólo la habilidad de los mejores puede sortear tal dificultad.

Pero no todo iban a ser contrariedades. La excepcional riqueza de los fondos de los acantilados de Calahonda, certificada con la reciente declaración del espacio como zona protegida (ZEC) perteneciente a la Red Natura 2000, haría las delicias de los buceadores. Eso junto a la cuidada organización y el cómodo acceso a las zonas de buceo en barco, aseguraría un fin de semana de altura.

FotoSub_002inmersion_dos

· Camino de La Rijana en el AEON | Foto: Mayka Montes ·

A las nueve y media de la mañana del soleado y tranquilo sábado comenzó el ‘briefing’ de bienvenida y presentación del evento por parte del que estas líneas escribe; a ello siguió el control de salida para continuar con el lógico trajín del traslado de equipos a la embarcación. Sería a bordo del AEON (nombre de la lancha rápida patroneada por José Hernández, organizador del evento junto a Encarni Abad, ambos de Bubbles Sea), donde se le daría a los participantes las instrucciones de última hora antes de la primera inmersión en aguas de La Rijana.

FotoSub_005Jesús_Osorio_cinco

· La Rijana. Primer premio de ambiente submarino | Foto: Jesús Osorio ·

La Rijana, paraíso del buceo
Quien no se haya sumergido en la Cala de la Rijana no debiera demorarse; se está perdiendo una de las mejores diez inmersiones que pueden realizarse en el Mediterráneo Occidental. En la Costa Tropical no sólo destaca La Herradura como destino de buceadores; es posiblemente la menos promocionada franja oriental de la provincia de Granada la que esconde el mayor potencial de buceo del Mediterráneo sur andaluz. En el acantilado de más de siete kilómetros de longitud se alternan tajos que se hunden a pico en las aguas, cuevas submarinas, derrumbes rocosos y secas repletas de coral naranja, puntos de descanso de grandes peces luna, cardúmenes de barracudas y peces limón, o exóticas y bellas criaturas invertebradas de nuestros fondos: los nudibranquios, gorgonias y crustáceos. Cientos de especies, desde las minúsculas flabelinas a gigantescos atunes de más de 250 kg transitan las aguas de la Costa Tropical en este tramo. No lejos de Motril, frente al aparententemente modesto Cabo Sacratif se hunde el cañón del mismo nombre que surte de aguas oxigenadas y plenas de nutrientes a los fondos cercanos por los que transitan angelotes e incluso alguna que otra tortuga boba que recala en el cercano arrecife de La Chucha, donde el buceo y el ECOsnorkel aseguran una experiencia similar a surcar las aguas de un acuario, y a veces incluso a zambullirse en un rincón caribeño.

Setenta minutos después la lancha volvía al embarcadero de Calahonda con caras de satisfacción y tarjetas de memoria repletas de imágenes. Allí en plena playa les esperaban el resto del personal de la organización y la juez del evento, Mayka Montes, que fue tomando nota del control horario de los equipos. Fruta, agua y barritas energéticas permitieron a los participantes hidratarse debidamente y recuperar fuerzas tras la primera inmersión. Lo iban a necesitar puesto que tras la rápida revisión de imágenes se impuso continuar con el concurso. Tras el cambio de botellas de aire, la segunda inmersión -esta vez desde tierra- comenzaba. Corrían las doce y cuarto del mediodía.

Esta segunda tanda traería a tierra imágenes de los fondos del Rinconcillo, el Zambullón y las inmediaciones del Puntal Blanco, nombres con el que se conocen los roquedos subacuáticos que rodean al embarcadero de la población granadina de Calahonda. Inmersiones sin gran dificultad de -2 a -20 metros, donde la luz moldea algunos de los más preciosos paisajes submarinos del litoral, surcados por una amplia variedad de peces. Nuevamente, setenta minutos de inmersión marcaban el límite de tiempo para que los equipos retornasen, esta vez por sus propios medios. ¡Dicho y hecho! pasada la una y media de la tarde finalizaba la segunda inmersión del campeonato.

FotoSub_004puestocontrol_cuatro

· Puesto de control en el embarcadero (Calahonda) | Foto: Jorge Garzón ·

A partir de este momento el tiempo huía mientras se entregaban las tarjetas de las cámaras con un total de 50 imágenes por equipo. La juez de la prueba las fue recuperando una a una para posteriormente entregárselas al coordinador del jurado, encargado de volcarlas en los discos duros de los ordenadores. A partir de este momento el jurado lo era todo en el concurso y comenzaba su ardua tarea. Casi en paralelo llegaba el descanso y el relax para los participantes; las 30 personas que tomaban parte del campeonato marcharon a degustar un merecido arroz, gentileza del Ayuntamiento de Motril-Torrenueva. Al finalizar el consabido café, el cielo fue tornándose gris mientras los primeros «borregos» empezaban a adornar la ahora venteada superficie del mar. Era la hora de la siesta, pero no para todos…

(Continuará…)

Jorge Garzón ©2015

Volver

Calle: Acera del Mar, : 27, Torrenueva - CP: 18720. Granada.

Tfno: 958 835 653 /-/ 653 530 932 /-/ 665 156 341. Correo-e: bubblessea@hotmail.com